Fuego En Mi Vientre

Fuego En Mi Vientre

Lo Que Mantiene El Fuego En Mi Ardiendo

fire-227291_1920

Cuando crecía, como muchas personas, pensé que no tenía nada que ofrecer; es más, pensé que solo era una “casualidad” más del sistema.

No sabía nada sobre propósito o misión; no comprendía que la gente exitosa lo era porque tenían algo que les mantenía siguiendo en su camino.

Voy a ser brutalmente honesto, fui el resultado de la programación que me fue pasada en mi ambiente, esto incluye mi familia, maestros, genética, etc., etc.

Nuevamente, en esos días no sabía ninguna de las cosas que hoy sé, podrías decir que mi ignorancia era mi felicidad (o carencia de la misma).

Creo haber mencionado anteriormente que la sentí la vida estaba en contra mía (si, sé que soy muy dramático, soy un latino, ¿qué esperabas?), en realidad se sentía así.

Fui acosado por mis vecinos y compañeros de clase y tan sólo solía decir: esta es la vida; y continúe con ella.

Sentí que no pertenecía a donde estaba, era diferente, no sabía exactamente como era diferente.

Al mismo tiempo tenía una lucha interna, no sabía por qué me atraían los chicos cuando la sociedad y todo el mundo esperaban que me gustasen las chicas.

Pero esta no era la razón por la que me sentía diferente. Tan sólo sabía que tenía que haber otra razón.

Mi relación con mi madre no era la mejor, es más éramos (y aún somos) muy similares; al mismo tiempo mi relación con mi hermano no era buena tampoco.

Mis otros familiares, Bueno ¿qué puedo decir?  No teníamos nada en común (y aún ahora no tenemos nada en común), mis vecinos gustaban jugar deportes (yo era un cerebrito), mis compañeros de escuela eran un producto directo de ir a la escuela, nada más.

Ambas mi infancia y mi adolescencia fueron muy solitarias, estaba en una búsqueda de querer descubrirme a mí mismo, el mundo y al universo.

Como menciono en mi libro Growing Confident, a mi madre le dijeron que era gay, alguien que yo tenía respeto y terminó traicionándome.

growing-confident-book

La vida pareció derrumbarse en cuestión de días, fui de sentirme casi vacío a sentirme totalmente vacío.

Mi alma y corazón arrancados de mí, me sentí mucho peor de lo que me sentí en los años anteriores a este momento.

Como mencioné ayer, el 27 de marzo del 2000 me sobredosé, sentí que ya no había sentido.

Cinco horas después fui despertado por mi madre (que no tenía idea alguna de lo que acababa de hacer), esta fue mi señal… Ese 27 de marzo a las 7PM supe cuál era mi propósito en esta vida… Ésta fue mi hora más oscura y mi despertada…

Después de todo este melodrama quizá te estés preguntando, ¿qué es lo que tiene que ver con lo que mantiene el fuego en mi vientre ardiendo?

Bueno, déjame decirte, todo…

Hoy en día vivo para inspirar y motivar a la gente que como yo (mejor dicho, como el un día fui) sienten que no tienen nada que ofrecer, nada que brindar y que la vida está en contra de ellos.

Respirando vida y compartiendo amor es lo que mantiene el fuego en mi vientre ardiendo.

Saber que puedo hacer una diferencia en la vida de alguien me mantiene yendo sin importar, porque nací en un lugar donde no tenía nada, me sentí fuera de lugar y confundido, me sentí rechazado, estuve deprimido (sin saberlo) y lo superé, salí (literalmente) victorioso; sé que es lo que siente, lo viví primera mano.

Aunque, en ese momento de mi “Jornada de Héroe” cuando visite el abismo fui bendecido con amor y vida, no para quedármelo, pero para compartirlo y asegurarme que cada persona que conozco y encuentro en mi camino también se benefician de ello y que aprendan que no importa lo que suceda hoy, siempre y cuando te permitas imaginar un mañana mejor, y sucederá.

Nada me hace más feliz que el saber que la gente está siguiendo su propósito, su misión, su porqué porque todos tenemos una razón de ser; que hay algo más grande y mejor que nosotros allá afuera que necesita lo que nosotros tenemos que ofrecer.

Cuando no sabía que yo valía algo, cuando sentí que no tenía nada que dar u ofrecer, me sentí vacío porque no había descubierto que yo importaba, que cualquier cosa que yo quisiese hacer era posible, hoy sé diferente.

Hoy en día, ayudo a los demás a lograr éxito y ser más confidentes en sus habilidades y su futuro.

Soy un Despertador de la Mente y el Alma (¿qué esto te preguntarás?), esto básicamente quiere decir que ayudo a la gente a despertar su potencial máximo y durante el proceso realinear sus mentes y almas.

¿Y qué pasa con el cuerpo (¡en caso de que te lo preguntes!)? ¿Recuerdas el dicho: mente sobre la materia? Eso es lo que el cuerpo es (materia), cuando tu mente y alma están realineadas y en el lugar correcto todo lo demás cae en el lugar adecuado.

Esto es lo que hace el fuego en mi vientre arder, saber que puedo ayudar a los demas que están en la misma situación en la que un día yo estuve; no fue fácil, no fue atractivo, no estaba donde quería estar (aunque, se sentía como si iba estar allá para siempre); luego fui guiado a mi propósito.

Aprendí que yo importaba, que tenía algo que brindar, que tenía un don, yo era el don.

¿Adivina qué? Esto es lo que hago con mis clientes.

Les ayudo a descubrir que ellos importan, que tienen algo que brindar, que ellos son un don.

Esto es lo que en realidad hace el fuego en mi arder.

Compartir la vida y el amor y al mismo tiempo hacer una diferencia en la vida de los demás.

Por favor comparte y deja un comentario.

Con todo mi amor.

Desde mi corazón al tuyo,

 

Jorge

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s